Uno de los temas que afectan de un modo directo a la calidad de la democracia y a las reglas elementales de la representación es el carácter oscuro del financiamiento de la actividad política en todas sus facetas, que luego alimenta la corrupción y la criminalidad económica y construye una dirigencia política que gerencia esos intereses antes que los intereses del pueblo que la ha elegido. Por tal motivo trabajamos en construir nuevas herramientas y modelos para ese financiamiento y buscamos generar los mecanismos de control y transparencia del gasto en las campañas y en otras actividades de lobby o de incidencia de los grupos económicos en la vida institucional.